Seguro de auto para casados y familias

Seguro de auto para casados y familias

México es un país donde lamentablemente la cultura del seguro es muy baja.

De acuerdo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) la compra de seguros entre la población es una de las más bajas de entre sus países miembros, respecto al Producto Interno Bruto (PIB) que generan.

La OCDE señaló que en 2016 la compra de seguros (de cualquier ramo) entre la población equivalió a 2.2% del PIB.

Esto nos equipara a países como: Letonia (2.1%), Grecia (2%) o Turquía (1.5%). El promedio de la OCDE es 9%.

En primer lugar de ese año se posicionó Luxemburgo (34.5%), seguido de Irlanda (17.4%) y Corea (12.5%).

No es sorpresa que los países con niveles educativos altos sean los que encabecen estos listados. Esto se debe a que en dichas naciones se hace énfasis en la gente, en la previsión a futuro y a proteger tus bienes económicos y tus finanzas.

Otras cifras interesantes muestran que, de acuerdo a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), sólo el 22% de la Población Económicamente Activa (54 millones de mexicanos), cuenten con un seguro.

Imagínate, apenas una quinta parte de los mexicanos que generan ingresos protegen sus bienes con un seguro.

¿Qué será de los bienes del resto de la población que no genera ingresos regularmente?

Para enriquecer un poco más la información sobre la cultura del seguro, en este artículo te explicamos cómo se puede contratar un seguro de auto que pueda beneficiar a varias personas y a qué se refieren términos de los seguros como: asegurado, contratante, conductor habitual, beneficiario preferente, conductor menor de edad, beneficiario y tercero.

¿Qué se asegura: la persona o el bien?

Si crees que sólo puedes asegurar a una persona por vehículo y únicamente estás asegurado(a) cuando conduces tu auto: error.

En un seguro de auto puedes proteger a ambas figuras al contratar una póliza, veamos cómo funciona:

Las aseguradoras consideran “asegurado” a la persona física que se expone a un riesgo. Así, el nombre del asegurado(a) es el que aparece en la carátula de la póliza y el seguro lo (la) protege al conducir su auto.

Esta es la figura más sencilla: yo contrato una póliza para mi coche y lleva mi nombre. Eso me protege como persona y a mi bien.

Pero existe otra figura denominada “conductor habitual”, que se define como:

“…el conductor del vehículo asegurado, sobre quien operan las coberturas de esta póliza y en quien recaen los derechos y obligaciones que correspondan al conductor en su caso. En caso que sea la misma persona que contrató la póliza, adquiere la figura de asegurado.”

Esto es: si yo contrato un seguro para mi coche, yo soy el asegurado y el conductor habitual.

Pero si alguien más maneja mi auto frecuentemente bajo mi autorización (chofer, cónyuge, hijos), es “conductor habitual” de mi coche.

Así, la póliza protege al mismo auto, pero a dos personas: a mí como asegurado y a mi esposa (p. ej.) como conductor habitual.

Con esto, no tienes que comprar seguros para cada persona que conduce. Con una póliza proteges a los conductores habituales.

Esto funciona idealmente en una familia tradicional donde hay un vehículo que usan varias personas.

¿Cuáles son las obligaciones del asegurado?

Al proteger un bien con un seguro, tú como “asegurado” te obligas a:

  • Custodiar el bien, protegerlo e implementar todas las precauciones necesarias para prevenir un siniestro.
  • En caso que el bien sufra daños, debe hacer lo posible para prevenir que el daño se agrave o propague.

Con ARCA puedes comprar tu seguro de auto rápidamente y somos la única opción vía internet que te permite recibir tu póliza de manera automática.

¿Cómo me protejo como asegurado que conduce varios coches?

Algunas aseguradoras ofrecen de manera gratuita, una cobertura denominada Extensión de Responsabilidad Civil.

Se trata de una cláusula que te protege como asegurado en caso que causes daños a un tercero con un vehículo similar al que aparece en tu póliza, pero que no es el coche asegurado.  

Por ejemplo, el coche de un familiar que manejaste ocasionalmente y provocaste un choque.

Sólo ten en cuenta que esta cláusula únicamente sirve para reparar los daños del tercero afectado, no del auto que conducías.

Evidentemente, si el tercero afectado fue quien provocó el accidente, él debe pagar aunque tú no estés asegurado.

Con estos ejemplos ya revisamos dos panoramas diferentes:

  • Seguro para quienes manejen un mismo vehículo
  • Cobertura para un asegurado que maneja un coche diferente al suyo

¿Y si mi auto lo manejan personas diferentes?

Para este caso existe una figura que se denomina: contratante-conductor (es) habituales.

Esto funciona, por ejemplo, cuando tienes un negocio y eres dueño de un camión de reparto.

En este caso, tú o tu empresa son los propietarios del coche y funcionan como “contratantes” del seguro.

Si nunca te subes al vehículo, quizá no es necesario que aparezca tu nombre como asegurado.

Aquí, la persona (física o moral) que paga la póliza es contratante y quienes manejan el auto son conductores habituales.

Toma en cuenta que no existe un límite de conductores habituales de un vehículo, sobre todo en autos de trabajo.

Pero, como asegurado o contratante, debes reportarlos a todos a la aseguradora al momento de contratar la póliza.

Te puede interesar: Choqué y no tengo seguro de auto, ¿qué hago?

¿El conductor habitual puede ser un hijo menor de edad?

Puedes incluir a tu hijo menor de edad como conductor habitual de tu auto, siempre que dependa económicamente de ti.

Esta cláusula la aplican varias aseguradoras en el mercado y regularmente sólo funciona en la cobertura de Responsabilidad Civil.

Una restricción habitual a esta cobertura es que el menor de edad debe contar con un permiso de conducir.

En caso que tu aseguradora no ofrezca esta cláusula de manera gratuita, tendrías que comprarle una póliza, por lo menos de responsabilidad civil, la cual, normalmente es más cara debido a que se consideran personas más propensas a provocar un accidente con el auto, debido a su impericia.

¿Quién es el beneficiario y para qué funciona en una póliza?

Normalmente este concepto no aplica dentro del seguro de auto, pero en términos de seguros, se define como:

“La persona designada por el asegurado que tiene derecho a recibir la prestación derivada del contrato de seguro”.

En general esta figura se utiliza en los seguros de vida, cuando eliges a una o varias personas para que reciban la indemnización del seguro, en caso que tú fallezcas.

Sin embargo, en el seguro de auto, existe la cobertura adicional de “muerte accidental del conductor”, en la que puedes elegir a una persona como beneficiario.

¿Cuál es la diferencia entre beneficiario y beneficiario preferente?

Se trata de figuras distintas. El beneficiario es cualquier persona que tú designes por tu voluntad.

El beneficiario preferente es una persona física o moral con quien tienes una obligación económica, respecto al auto que aseguras.

Se define como: “Persona física o moral que previo acuerdo con la aseguradora y a solicitud del contratante, tiene derecho al pago correspondiente en primer lugar, en caso de indemnización por pérdida total. Su nombre o razón social deben aparecer en la carátula de la póliza”.

Por ejemplo, si el auto que aseguras está en financiamiento con un banco y aún lo estás pagando, este será el beneficiario preferente.

Esto significa que si el vehículo se va a pérdida total, el seguro pagará primero al banco como beneficiario preferente.

El monto del pago será por el monto que aún les debas y, si sobra algo, será para ti.

El beneficiario preferente deberá estar expresamente declarado en la carátula de la póliza y tú deberás estar de acuerdo.

¿Quién es un tercero y cómo se diferencia de un beneficiario?

El tercero, también es una persona que recibe la indemnización en un seguro de responsabilidad civil.

Se diferencia del beneficiario porque sólo puede ser indemnizado cuando lo dañas en sus bienes o en su físico.

Es decir, un tercero no podría recibir un seguro de vida a tu nombre porque no lo designaste expresamente.

En el seguro de Responsabilidad Civil, el tercero se define como cualquier persona a la que le causes un daño, ya sea como asegurado, contratante o conductor habitual.

Sin embargo, no se consideran terceros a: padres, cónyuge o hijos, ni a las personas que dependan económicamente de ti.

Esto se debe a que sus recursos provienen de tu bolsa.

Tampoco ampara a las personas que viajan contigo, que resulten lesionadas al momento del siniestro.

Aún así, hay algunas coberturas del seguro de auto que los protegen, por ejemplo: gastos médicos de los ocupantes o Responsabilidad Civil para los ocupantes del vehículo.

La primera cobertura es común, mientras que la segunda es opcional y sólo algunas compañías la otorgan.

Conclusión

La terminología de seguros puede ser compleja y en algunos casos, confusa.

Sin embargo, existen profesionales dispuestos a ayudarte a entender estos conceptos y explicarte cómo funciona un seguro.

Los agentes de seguros son el vínculo entre las aseguradoras y los asegurados. Su obligación es ayudarte a elegir la mejor opción disponible para ti, de acuerdo a tu presupuesto y necesidades.

En ARCA podemos ayudarte con estas dos funciones, además de ofrecerte un portal accesible y confiable, conócenos.

¿Quieres saber más?

Comentario

No hay ningún comentario en este artículo. ¡Sé la primera persona en comentar!

Deja un comentario

Botón ARCA - Blog de Seguros