Seguro de auto contra desastres naturales

Seguro de auto contra desastres naturales

¿Eres de las personas que anda por ahí con un auto sin seguro? ¿Estás consciente del riesgo que corres?

Comprar un auto no es algo barato y menos si se trata de un modelo reciente. Si bien un coche nuevo normalmente está asegurado, cuando terminas de pagarlo, puedes pensar erróneamente que mantenerlo protegido es un gasto adicional.

En este blog hemos hablado de algunos problemas en los que podrías meterte por causar daños a un tercero.

Si esto pasara, tendrías que hacerte cargo de reparar los bienes que dañes de otras personas, así como sus lesiones.

Esta cobertura, la Responsabilidad Civil, es la que te protege de los riesgos más costosos consecuencia de un accidente.

Sin embargo, esta cobertura solamente evita que gastes tu dinero para indemnizar a otras personas. ¿Qué pasa con tus bienes?

Para esto existe la cobertura de Daños Materiales, incluida en el Paquete Amplio o Amplio Plus del seguro de auto.

Además, este conjunto de coberturas protege tu auto contra desastres naturales que normalmente provocan daños severos.

Como sabes este tipo de fenómenos son cada vez más frecuentes e intensos, y cuando ocurren, difícilmente podrías evadirlos.

En ARCA sabemos cada uno de los detalles del seguro de auto, con nosotros puedes cotizar tu seguro en tres simples pasos.

¿Cómo funciona la cobertura de Daños Materiales para desastres naturales?

La cobertura de Daños Materiales en el seguro de auto, lo ampara contra daños físicos (comúnmente un choque o volcadura).

Sin embargo, esta cobertura en México engloba un número mayor de riesgos que provoquen otro tipo de daño:

  • Choques y volcaduras en tres escenarios diferentes:
    • Que tú hayas sido responsable y además de reparar los daños causados a un tercero, también tengas que hacerte cargo de los tuyos.
    • Cuando algún factor súbito o inesperado provoque el daño y no sea responsabilidad de una persona. Esto se conoce en el lenguaje de seguros como “Fuerza Mayor”.
    • Cuando un tercero daña tu vehículo y se resiste a indemnizar o se da a la fuga.
  • Rotura, desprendimiento o robo de los cristales del auto (parabrisas, medallón trasero, y cristales laterales.
  • Daños por incendio, explosión (de origen externo) o caída de rayo.
  • Intento de robo (aún cuando no se hayan extraído piezas)
  • Daños causados por actos vandálicos, terrorismo, manifestaciones en la vía pública y las acciones que realice la policía por disuadirlos.
  • Fenómenos naturales:
    • Hidrometeorológicos: ciclón, huracán, granizo, inundación, marejadas.
    • Geológicos: terremoto, erupción volcánica, alud, derrumbe de tierra o piedras, caída de construcciones, edificaciones, estructuras, caída de objetos o caída de árboles o sus ramas.  

¿Cuánto me pagaría la aseguradora por un siniestro relacionado con un desastre natural?

La cantidad máxima que paga una aseguradora en cada cobertura, en caso de siniestro, se denomina Suma Asegurada.

Así, la cobertura de Daños Materiales por desastres naturales tiene su propia suma asegurada, independiente de la de responsabilidad civil o cualquier otra.

Esta cobertura normalmente no tiene una Suma Asegurada fija, como sí la tienen otras como Responsabilidad Civil.  

Más bien se estima con el “Libro Azul”, que mensualmente actualiza los precios de cada modelo y sus respectivas depreciaciones y que es aceptado por toda la industria automotriz.

A esta cantidad variable se le denomina “Valor Comercial”.

Existen otras dos formas de establecer la cantidad máxima que asignará la aseguradora a la cobertura de Daños Materiales:

  • Valor Factura: normalmente aplica para autos de hasta dos años de antigüedad y su ventaja es que la Suma Asegurada no cambia por la depreciación del auto, sino que mantiene la que estipula la factura del coche.
  • Valor Convenido: si tu auto tiene equipo especial o adaptaciones que encarecen su precio, puedes acordar una cantidad con la aseguradora y que se mantenga fija, sin importar el modelo del vehículo.

Sin embargo, elegir alguna de estas dos últimas opciones encarece el precio del seguro.

¿Cómo funcionan? En caso de una pérdida total del vehículo por daños materiales por desastres naturales, la aseguradora te pagaría la cantidad máxima establecida, ya sea valor comercial, valor factura o valor convenido.

Ahora, si el daño no provoca una pérdida total, esta Suma Asegurada pagará las reparaciones que sean necesarias durante la vigencia de la póliza, hasta que se agote la cantidad.

¿Cómo funciona el deducible en esta cobertura?

La cobertura de Daños Materiales normalmente tiene deducible del 5% del valor fijado en la póliza (comercial, factura o convenido).

Por ejemplo: si tu coche tiene fijado un valor comercial de $100,000 mil pesos, el deducible será de $5,000 mil pesos.

En caso de pérdida total, la aseguradora te dará $100,000 mil pesos menos el deducible, es decir, $95,000 mil pesos.

Si se trata de un daño parcial y la reparación cuesta menos de $5,000 mil pesos, tú la deberás pagar. Esto se debe a que primero entra el deducible (tu participación en la pérdida) y luego aplica el seguro. Si el daño es por $7,000 mil pesos, tú pagarás los primeros $5,000 mil pesos y la aseguradora los restantes $2,000 mil y así sucesivamente.

Pero recuerda que esto sólo aplica para Daños Materiales, cada cobertura tiene sus propias sumas aseguradas y deducibles.

De acuerdo con estimaciones de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), en el año 2015 las aseguradoras pagaron en México alrededor de $22 mil millones de pesos por concepto de daños materiales. Esto equivalió al 45% de todas las indemnizaciones contenidas en seguros de autos ($47,000 millones de pesos).

Puedes ajustar el monto del deducible

Tienes el derecho de solicitar que el porcentaje del deducible sea modificado, incluso eliminado. Si lo reduces o eliminas, el precio de la cobertura aumentará. Si aumentas el deducible, el costo se reduce.

En caso que requieras más detalles sobre cómo se desempeñaron las diferentes aseguradoras que ofrecen el seguro de auto, puedes consultar nuestra sección de Blog, donde tenemos un análisis detallado de cada una de ellas.

¿Qué es lo que no cubre la cobertura de Daños Materiales?

Los factores o incidentes que no ampara esta cobertura se denominan exclusiones.

Generalmente son las siguientes, aunque cada aseguradora puede hacer modificaciones adicionales:

  • Daños a espejos, calaveras o faros.
  • Rotura, descompostura mecánica o desgaste de cualquier pieza del vehículo a consecuencia del uso o falta de mantenimiento.
  • Los daños que provoque la propia carga, no relacionados a alguno de los riesgos amparados en la póliza.
  • Daños ocasionados por la marea (incluso si provoca una inundación). Es el único riesgo natural que no ampara la cobertura.
  • El deterioro ocasionados intencionalmente por el contratante, asegurado o conductor habitual del coche, familiares o conocidos.
  • Fallas o descomposturas provocadas por sobrecargar el vehículo o someterlo a tracción excesiva a su capacidad.
  • Desbielamiento del vehículo por la entrada de agua al motor, cuando el asegurado no se haya detenido y apagado el vehículo al encontrarse en una inundación. Aunque existen aseguradoras que amparan este riesgo en una cobertura adicional con costo.
  • Daños a adaptaciones o equipo especial del vehículo que no hayan sido instalados originalmente. Para ampararlos, se tienen que incluir en una cláusula adicional denominada: Conversiones, Adaptaciones y Equipo especial.
  • Causar daños intencionales al auto con la intención de realizar acciones fraudulentas.
  • Daños provocados al auto durante una manifestación en la que el dueño del vehículo participe.

Entre otras.

Te puede interesar: ¿Cuál es el mejor seguro de auto en México?

¿Qué hacer en caso de un desastre natural?

En caso que requieras del seguro de auto porque se dañó a consecuencia de un fenómeno natural, considera:

El factor primordial durante una eventualidad de este tipo es poner a salvo tu integridad, encima de cualquier bien.

Si vives en una zona susceptible de algún desastre natural como las inmediaciones de un río o cerca de un volcán o falla geológica, procura tener a la mano todos tus papeles importantes, incluida una copia de tu seguro de auto.

Cuando pase el desastre natural, no intentes mover o encender el auto (por ejemplo después de una inundación).

Si haces esto y como consecuencia ocasionas un daño más grave, provocarás una situación denominada: agravación del riesgo.

En este caso, la aseguradora podría no pagarte.

Lo mejor es dejar el coche como está y llamar al número de atención de siniestros.

Allí, la aseguradora te dirá lo que tienes que hacer y la documentación que debes presentar para tramitar tu reclamación.

Normalmente el plazo de pago es de entre 5 y 10 días hábiles, a partir del momento en que entregues todos los documentos solicitados.

También puedes consultar a tu agente de seguros en caso que tengas dudas sobre alguna cobertura o procedimiento.

Tanto el ajustador como tu agente podrán asesorarte sobre los siguientes pasos para continuar tu trámite.

En caso que estés inconforme por el monto a indemnizar o alguna otra circunstancia como la atención recibida por el personal de la aseguradora, recuerda que puedes acudir a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Conclusión sobre desastres naturales

La gran mayoría de las aseguradoras en México tiene coberturas muy robustas para el seguro de auto.

Sin embargo, muchas veces no leemos a detalle las cláusulas y así no sabemos exactamente cómo funcionan o cuáles son todos sus beneficios o limitantes.

Muchas veces parece aburrido leer todo este clausulado y en ocasiones hay términos que no son muy comunes para entenderlos.

Te invitamos a que contactes a un agente de seguros para que te ayude a elegir la mejor opción en cuanto a paquetes contra desastres naturales.

¿Quieres saber más?

Comentario

No hay ningún comentario en este artículo. ¡Sé la primera persona en comentar!

Deja un comentario

Botón ARCA - Blog de Seguros