¿Qué influye en el costo de mi seguro de auto?

¿Qué influye en el costo de mi seguro de auto?

Existen varios factores que intervienen en el costo de un seguro para auto, uno importante es el perfil del conductor.

Para determinar este monto, las aseguradoras manejan una matriz de características a las que asigna un rango de precio.

Con base en la estadística, miden cuáles son las variables más o menos propensas para que sus autos sufran siniestros y determinar el costo del seguro de auto.

Obviamente a los riesgos más altos se les asignan las tarifas más elevadas y hacen más baratos los riesgos menores.

Los factores más importantes que consideran las compañías son: riesgo de choque o de robo de la unidad.

Sin embargo, no todas las aseguradoras usan la matriz de factores medibles o incorporan otros aspectos que consideran relevantes, de acuerdo a su estrategia comercial.

Por eso, en ocasiones parece increíble la diferencia de costos del seguro de auto que ofrecen las aseguradoras ante un mismo modelo.

También hay mitos acerca de aspectos que la gente cree que son considerados, como el color del vehículo.

Factores que influyen en el costo del seguro de auto

1. Características del vehículo

Considerar la marca y el modelo del coche se relaciona con el valor de las piezas y su equipamiento.

Aquí se analiza la facilidad de conseguir autopartes o si hay que importarlas, así como si tiene un sistema de seguridad complejo que disminuye el número de robos de un modelo en particular.

Algunos autos son más caros por factores como la frecuencia con la que son robados y su sistema de seguridad.

Por ejemplo, el tamaño del motor influye en el costo, incluso si se comparan vehículos de los mismos modelos o marcas.

También se analiza la incidencia de siniestros que tienen. Por ejemplo el Tsuru de Nissan es un modelo económico cuyo seguro es caro, debido a la cantidad de robos de este modelo.

Este auto por muchos años ha sido de los más vendidos en México, pero sus sistemas de seguridad son muy básicos.

Otro factor es la cantidad de unidades vendidas de un modelo y que se encuentran en circulación.

2. Sexo del conductor habitual del vehículo

En términos estadísticos, las mujeres tienen  menor propensión a sufrir un accidente, por lo que sus seguros son más baratos.

De acuerdo con el Inegi, la proporción es de 7 a 1, en hombres con accidentes viales en México.

Pero también esta matriz incluye factores como la cantidad de mujeres han chocado por conducir alcoholizadas o bien, si se accidentan, los daños son menos severos porque manejan más lentamente que los hombres.

Evidentemente, esto es con base en estadísticas, pero hay mujeres que pueden salir de esta tendencia.

En un volumen considerable de casos, su forma de conducir es más segura que la de un hombre.

También estar casado es un factor que disminuye la propensión al riesgo, ya que una persona con familia maneja con más precaución.

3. Historial de manejo del conductor

En caso de personas que llevan varios años contratando un seguro con una misma compañía, su desempeño también cuenta al considerar el costo del seguro de auto.

Si es un conductor que frecuentemente usa su seguro o ha tenido accidentes graves, el  precio es mayor.

También se considera si incumple con el reglamento de tránsito y esto ha provocado siniestros.

Por eso es importante contar con un buen historial de manejo para obtener un mejor precio por tu seguro.

Pero recuerda, no siempre lo más barato es lo mejor, por eso es importante que leas las condiciones del seguro antes de contratar.

Si tienes dudas, un agente de seguros te puede ayudar a encontrar la mejor opción en cuanto a cobertura y precio.

En ARCA estamos para ayudarte a encontrar el seguro indicado para ti en tres sencillos pasos.

4. La frecuencia con la que se usa el auto

Este es un factor muy importante, sobre todo, para los seguros de auto por kilómetro.

En esta modalidad, a mayor kilometraje, mayor riesgo de sufrir un accidente y precio más elevado.

Por eso esta cobertura es ideal para gente que utiliza su auto poco tiempo o recorre distancias cortas, habitualmente.

5. El lugar donde circula el vehículo

Más que registrar el lugar donde vives, la aseguradora está interesada por la zona donde transita el vehículo.

Pero también los lugares en los que permanece estacionado, durante tu jornada diaria o por las noches.

Esto porque hay zonas de mayor riesgo de actos vandálicos o robo que otros y esto encarece el precio.

Normalmente, las grandes zonas urbanas son más riesgosas que las ciudades más pequeñas, poblados y áreas rurales.

Por ejemplo, en la Ciudad de México es más barato asegurar un coche en Milpa Alta que en Cuauhtémoc o Benito Juárez.

En el Área Metropolitana hay municipios de alto riesgo como Ecatepec o Nezahualcóyotl, por su alta incidencia en robos.

También hay zonas de alto potencial de inundación, como el estado de Tabasco. Este factor particular encarece el costo en la cobertura de daños, por una mayor factibilidad de afectar esta cobertura.

Otras variables que se consideran son: el costo de reparación del vehículo, los servicios médicos o la incidencia en fraudes para cobrar indemnizaciones del seguro de automóvil.

6. Tipo de uso del coche

La función del vehículo también afecta el costo porque la actividad determina el tipo de riesgo al que está expuesto.

No es lo mismo un auto particular, con una ruta fija, limitada en distancia y conducido por la misma persona, que un auto de Uber, que pasa todo el día en la calle, no tiene una ruta fija y recorre mayor distancia.

Lo mismo en caso de un vehículo pesado, que, por su peso y volumen, puede ocasionar daños graves a terceros.

7. La edad del conductor

Una persona joven tiene menos experiencia al volante y aumenta el riesgo.

Mientras que una persona madura, digamos entre 35 y 60 años tiene más precaución al manejar.

Los adolescentes suelen ser más imprudentes, distraerse más fácilmente o no medir el riesgo de infringir el reglamento vial.

En consecuencia, las aseguradoras usualmente cobran una prima mayor a conductores menores de 25 años.

Esto porque a la aseguradora le interesa quién maneja el coche, más que quién contrata el seguro.

Pero también un adulto mayor conduciendo, tiene mayor riesgo, pues su tiempo de reacción es más lento que el de un joven.

Las personas de la tercera edad, por si fuera poco, van perdiendo sus facultades visuales, auditivas y de reacción.

Curiosamente, los hombres mayores conducen con más seguridad que las mujeres mayores.

Te puede interesar:  7 factores que afectan cotizar tu seguro de auto

8. Medidas de seguridad adicionales

Para autos que poseen dispositivos de seguridad de alta calidad, existen aseguradoras  que consideran estos factores para otorgar descuentos.

Esta variable contempla que el auto tenga alarma, seguros eléctricos, qué tan factible es forzar las cerraduras o abrir las puertas violando las chapas.

También, si cuenta con sistemas de rastreo satelital como Lo Jack y si permanecen en una cochera durante la noche.

9. El tipo de seguro que se contrata

El más barato es el Seguro Obligatorio de Responsabilidad Civil, que tiene coberturas básicas para atender un accidente leve.

Pero en caso de un auto nuevo, normalmente tienes que contratar, casi a la fuerza, un seguro Plus, para que en caso de pérdida total, puedas recuperar un porcentaje mayor de la inversión.

Entre una y otra, se encuentran las coberturas de Responsabilidad Civil, Limitada y Amplia, cuyo rango de indemnización y precio aumentan progresivamente.

10. La importancia de la honestidad

Jurídicamente, el seguro está definido como un contrato de buena fe, por lo que la aseguradora confía en los datos que le proporciones al momento de contratar.

Sin embargo, si omitiste dolosamente alguna información importante para determinar el precio del seguro, puedes tener problemas después.

Si este factor omitido favorece la ocurrencia de un accidente, la aseguradora podría no pagarte.

Esto se conoce como “agravación del riesgo” y legalmente ampara a las compañías para negarse a pagar, debido a que el contratante intentó abusar de la “buena fe”.

Por eso, lo mejor es que aportes la información correcta y veraz al contratar, que pagues lo justo y que analices cuál es la mejor opción para ti.

Asegurar tu auto no es un gasto, sino una inversión para proteger tu patrimonio y te sepas tranquilo ante una emergencia.

¿Quieres saber más?

Comentario

No hay ningún comentario en este artículo. ¡Sé la primera persona en comentar!

Deja un comentario

Botón ARCA - Blog de Seguros