Posturas correctas para manejar un auto

Posturas correctas para manejar un auto

No todos los conductores en México toman cursos para aprender a manejar. De hecho, tan sólo una pequeña porción lo hace.

De acuerdo a cifras de la Procuraduría Federal del Consumidor (87% en 2008) la mayoría de estos centros no garantiza aprender a conducir. Sin embargo, el conocimiento teórico que transmiten es mucho más completo que lo que puedes aprender con algún familiar.

Allí radica su importancia.

Además, para 2019 el Gobierno de la CDMX contempla establecer exámenes a quienes tramiten su licencia de manejo.

Más allá de un requisito, el conocer los fundamentos básicos para conducir te da mejores herramientas para controlar un automóvil.

Pequeños detalles, como saber la postura correcta frente al volante, podrían incluso salvarte la vida o evitarte un accidente de tránsito.

En ARCA queremos ofrecerte todos los elementos para que conduzcas seguro, por eso, te mostramos algunas reglas básicas de manejo:

Postura correcta frente al volante

Brazos

Deben estar semiflexionados, formando un ángulo de 45 grados.

Postura incorrecta para manejar:

Un error frecuente de la gente que duda de su capacidad de calcular las dimensiones de su auto, sobre todo hacia adelante, es sentarse pegado al volante con los brazos flexionados.

Esto es un gran problema, pues la posición no es cómoda para la espalda o el cuello, además impide que los brazos puedan virar rápidamente para retomar el control del auto en caso de emergencia.

Además, es peligroso, porque en caso de un choque, la bolsa de aire golpearía directamente el tórax y la cabeza.

Otro error es llevar los brazos completamente estirados. En caso de un viraje brusco, podrías lastimarte hombros o codos.

Postura correcta para manejar:

Los brazos semiflexionados permiten recargar espalda y cuello en el asiento, y protegerte en caso de un golpe por detrás.

Sabrás la distancia correcta cuando puedas estirar los brazos en la parte alta del volante y doblar la muñeca fácilmente.

Nunca sujetes el volante por abajo ni cruces los brazos.

Piernas

Debes llevarlas en un punto cómodo en el que puedas cambiar de un pedal a otro fácilmente.

Postura incorrecta para manejar:

Ir muy cerca del volante impide que muevas tu cuerpo hacia los diferentes controles del coche, incluyendo los pedales.

El asiento demasiado lejos te quitará rango de visión hacia adelante y te complicará calcular el tamaño del auto.

Considera que tus rodillas no choquen con el volante, de lo contrario, no podrás cambiar de pedales o maniobrar la dirección.

Si llevas las rodillas totalmente estiradas, en caso de un choque podrías lastimarlas, pues recibirían directamente el impacto.

Postura correcta para manejar:

Tu cuerpo debe estar a una distancia razonable del volante para que puedas mover tus miembros con facilidad.

Con las piernas ligeramente flexionadas viajarás cómodo y tu tórax tendrá la altura suficiente para dominar el tamaño del vehículo.

Te puede interesar: ¿Cómo conducir de manera segura en el tráfico?

Manos

Ambas manos deben estar sobre el volante prácticamente todo el tiempo.

Su posición correcta sobre el volante es a “las 10” y a “las 2”, considerando las manecillas del reloj.

Postura incorrecta para manejar:

Conducir con una sola mano reduce el rango de movimiento y limita tu capacidad de reacción en caso de emergencia.

Llevar una mano fuera del coche con la ventana abierta ya pasó de moda, además que resulta peligroso.

En caso de un impacto lateral, podrías lesionarte severamente y dañarías partes sumamente delicadas como tus dedos o tus muñecas.

En caso extremo, podrías ser prensado por algún objeto del exterior, lo que podría provocar la pérdida del brazo.  

Poner las manos en otra posición diferente limita de igual manera la capacidad de mover el volante.

Conducir con una mano y sujetar algún objeto con la otra es igual de peligroso, porque además, podrías distraerte.

Postura correcta para manejar:

Lleva las manos siempre en la posición correcta y sólo suelta el volante para cambiar velocidades o accionar limpiadores o luces.

Procura hacer movimientos que puedan distraerte, como encender la radio, antes de poner tu automóvil en marcha.

Cabeza

Procura llevar la cabeza apoyada siempre sobre el cojín del respaldo, a la altura adecuada para proteger tu cuello.

Postura incorrecta para manejar:

Llevar la cabeza despegada de este cojín podría provocarte una lesión cervical en caso de una colisión, incluso leve.

La inercia del golpe mueve tu cabeza como un látigo y “chicotea”, provocando que los músculos del cuello se lesionen.

Colocar el cojín a una altura inadecuada puede ser contraproducente y lastimarte más en caso de este “latigazo” al chocar.

Postura correcta para manejar:

Antes de mover el auto, verifica la altura del cojín del respaldo. Debe estar a una distancia suficiente para detener rápidamente el movimiento de tu cabeza hacia atrás.

Además, debes verificar que la superficie de contacto con tu cabeza sea vasta, a la altura del hueso occipital.

Espalda

La espalda debe quedar totalmente recta y recargada en el asiento. Esto hará que vayas más cómodo incluso por periodos prolongados.

Postura incorrecta para manejar:

Asegúrate de recargar la parte alta de la espalda. No hacerlo puede provocarte fatiga en la zona de los hombros.

Verifica que no recargues tu peso en alguno de los dos lados de la espalda, porque podrías generar una torcedura.

Postura correcta para manejar:

Una vez que encuentres la postura correcta en la que te sientas cómodo, ajusta los espejos del auto para que te acostumbres a permanecer en ella.

¿Cómo ajustar la posición de tu cuerpo?

El asiento

Debe permanecer lo más abajo posible, sin que dificulte tu campo visual al frente y a los costados.

Toma en cuenta que debe haber espacio entre tu cabeza y el toldo para protegerla en caso que sufras una volcadura.

El cinturón

Más allá del consejo de siempre usarlo, ten en cuenta su posición correcta:

Debe cruzar tu cuerpo por la cintura y desde la clavícula izquierda. No debe estar muy ajustado, pero tampoco flojo.

Donde “nace” el cinturón, sobre la puerta del coche, algunos autos tienen un botón para ajustar su altura.

La gente no tiene la misma altura y por eso la longitud de su tórax varía. Ajústalo a tus necesidades.

En caso de mujeres embarazadas, el cinturón debe cruzar por el hombro más cercano a la puerta, entre los senos y a un costado del vientre, de lo contrario, podría lastimar al bebé.

La parte baja del cinturón también debe pasar por debajo del vientre, en la zona de la pelvis.

El respaldo

Además de acomodar tu espalda al respaldo, debes ajustar su inclinación, pues podrías lastimarte o fatigarte.

El asiento no se debe ir demasiado recostado, sino que debe permitirte tener la espalda perfectamente apoyada y los brazos estirados.

El volante

Además de ajustar la posición del asiento, debes revisar a qué altura te queda el volante.

Como la gente tiene altura diferente, si eres muy alto, no te conviene llevarlo en la posición baja y viceversa.

La posición ideal es donde coincidan la distancia del asiento, tus brazos extendidos, tus piernas relajadas y la espalda apoyada.

Si el volante está muy abajo, puede chocar con tus piernas y no podrás maniobrar. Si está muy alto, separarás la espalda del asiento y podrías lastimarte, además, seguramente reducirás tu campo visual en esta posición.

También cerciórate que no te impida visualizar todos los comandos del tablero del coche.

Espejos

Cuando encuentres tu posición ideal, lleva las manos al volante y recarga tu cabeza en el respaldo.

Esa es la posición correcta para ajustar los espejos del auto.

Para el espejo retrovisor cerciórate que abarque todo el medallón trasero y puedas observar qué pasa detrás de ti a la mayor distancia posible.

Para los laterales es igual, deben ampliar tu campo de vista lo más posible, tomando como referencia el final de tu auto.

Sin esta referencia, no podrás calcular la distancia respecto a los autos a tu alrededor y podrías chocar.

También deben mostrarte a qué distancia está el pavimento, esto te permite ver la altura de las banquetas al estacionarte.

Si el espejo apunta demasiado hacia abajo, reducirás tu campo de visión y lo que ocurre a tu alrededor.

Es divertido jugar con estos espejos hasta que encuentres el punto que te permita considerar todos estos conceptos.

Puntos ciegos

Si bien un correcto ajuste de los espejos te ayuda a reducir los puntos ciegos de la parte trasera del coche, de cualquier forma, permanecerán esos pequeños espacios donde el mismo auto te impida ver qué sucede.

Lo mismo ocurre en la parte delantera. Esto pasa sobre todo, en el ángulo que hace la puerta, justo por encima del espejo lateral y hacia el frente.

Como es muy difícil corregir estos puntos y hacerlos visibles, lo mejor es manejar despacio y permanecer atento siempre.

Otros puntos a considerar

  • Ubica los espejos laterales en el final del auto y “ábrelos” paulatinamente para ampliar el campo de visión.
  • Si sujetas el volante demasiado fuerte, tus brazos se cansarán y te costará más trabajo manejar en trayectos largos.
  • Si compras un automóvil, verifica cómo realiza el ajuste del volante. El estándar son dos posiciones, pero no es personalizado.
  • Sentarte lejos del volante impide hacer maniobras rápidas o controlar el auto ante imprevistos.

Esperamos que con estos consejos tu manejo sea más fácil y seguro.

Todos estos consejos te ayudarán a convertirte en un mejor conductor, sin embargo hay factores que no podrás controlar.

Otro elemento importante es que cuentes con un seguro de auto que proteja cualquier imprevisto que puedas tener al volante.

En ARCA te ayudamos a elegir el seguro más adecuado para ti. Además, es fácil y rápido de contratar.

¿Quieres saber más?

Comentario

No hay ningún comentario en este artículo. ¡Sé la primera persona en comentar!

Deja un comentario

Botón ARCA - Blog de Seguros