¿Debo tomar un curso de manejo para aprender a conducir?

¿Debo tomar un curso de manejo para aprender a conducir?

En la vida te encontrarás con constantes retos y emociones. Uno de ellos es enfrentar el volante y los pedales de un auto. Si piensas que conducir es una habilidad innata, tenemos que decirte que estás en un error. Aunque veas a personas demasiado temerarias, incluso irresponsables, a bordo de un auto, todas iniciaron con lo más básico.

El proceso de aprendizaje para aprender a conducir es muy diferente en cada persona, aunque la meta es la misma: tener la habilidad y seguridad al manejar un auto. Sin embargo, el control del volante, velocidades y pedales no lo es lo único. ¿Qué más se debe aprender para conducir un auto?

Como lo hemos visto en nuestro blog, tener un automóvil es sinónimo de orgullo, pero también responsabilidad y educación vial. Por ello, la enseñanza para manejar un auto conlleva compartir un conocimiento integral.

 

Cultura vial en México

En México más del 90% de la población que hoy maneja automóvil aprendió a conducir través de un familiar o amigo. Según datos de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), dicho panorama se debe analizar de forma profunda. Lo anterior, debido a la necesidad de afianzar un conocimiento basto de las leyes y reglamentos de tránsito.

La primera experiencia al aprender a conducir realmente se vuelve inolvidable y marcará la vida como conductor. Por ello, autoridades y especialistas insisten en que también se deben subrayar elementos como responsabilidad y seguridad.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año mueren en el mundo cerca de 1.3 millones de personas en accidentes de tránsito. Lo peor es que constituyen una de las principales causas de muerte entre personas de entre 15 y 19 años. Es decir, en el panorama de México, involucra a personas que tendrán su primer permiso o licencia para conducir.

Incluso, el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), señala que en México hay 22 decesos de jóvenes de entre 15 y 29 años al día. Lo que se traduce en 24 mil decesos en promedio al año. De ahí la importancia de aprender a conducir bajo parámetros de seguridad y responsabilidad.

Incluso, se puede ir más allá al aprender a conducir: tener una buena educación vial y conocimiento básico del funcionamiento de un vehículo. Esta combinación significará a mediano plazo un ahorro si eres propietario de un auto y evitaría poner en riesgo tu vida o la de los demás.

 

Aprender a conducir en casa

Muchas personas acuden con un familiar o conocido pensando que éste les va a poder enseñar de manera adecuada a conducir. Sin embargo, si estas personas no tienen un conocimiento de cultura vial adecuado pueden perjudicar a quien recurre a ellas.

En otras palabras, los familiares enseñan a manejar como ellos lo hacen. Incluso, muchas veces los vicios al volante son parte de esta instrucción, lo que resulta un riesgo. De ahí que si decides recurrir a este método, deberás elegir a un conductor experimentado y de confianza. No basta con tener años al volante, sino que conozca vialidades y reglas de tránsito. En suma, debe tener suficiente paciencia cuando esté en el asiento del copiloto y te dé instrucciones.

Además, una recomendación extra, es que puedas completar dicho conocimiento con información adicional sobre el uso y mantenimiento de los autos. Por ejemplo, revisión de neumáticos, luces o rendimiento de combustible.

De forma paralela, una buena práctica es darle un vistazo al reglamento de tránsito. En dicho documento sabrás las obligaciones y derechos que tienes como automovilista. Recuerda que no conocer las reglas de tránsito no te exime de multas y sanciones, de ahí que es mejor tenerlo presente.

 

Escuela de manejo, una opción recomendada

Si la opción de aprender a conducir un auto con un familiar o amigo no te convence, existe una alternativa. Se trata de contratar los servicios de una escuela de manejo. Éstas buscan ofrecer al nuevo conductor las habilidades y conocimientos para estar al volante.

La ventaja de esta forma de aprendizaje es que se adapta a tus necesidades y ritmo de vida. Es decir, en la mayoría de las escuelas de manejo, los cursos se clasifican en básicos, intensivos y avanzados. Como plus, además de dar lecciones en la práctica, también enseñan aspectos teóricos como mecánica, mantenimiento de un automóvil y puntos básicos del reglamento de tránsito.

Adicional, si eres una persona que se pone muy nerviosa cuando tiene un volante delante, no es el fin del mundo. En el mercado existen cursos que pueden ayudarte a controlar esos nervios y darte tips para perfeccionar tu habilidad con un auto.

Pese a ello, algunos usuarios señalan que sí hay desventajas de este modelo de aprendizaje, principalmente en tema del costo. Lo anterior debido a que el precio del curso y el tiempo que dura tiene una relación. La mayoría está medido en horas, entre mayor sea el número de horas, más pagarás.

Sin embargo, como hemos visto, por ejemplo en el caso de los seguros de autos, el precio no es determinante de una mejor calidad. Así que debes tener en cuenta que elegir una buena escuela de manejo será una inversión, por lo tanto, debes cuidar la relación de costo-beneficio.

 

Tips para elegir una buena escuela

Si estás decidido en dominar el arte del volante y buscas escuela, ARCA te comparte algunos tips que podrían ayudarte a encontrar una buena escuela de manejo:

Comparación

Antes de elegir una escuela de manejo, acude a por lo menos tres centros de entrenamiento. Similar a la comparación de seguro de auto. Ello te permitirá tener un costo base de comparación y distinguir los distintos servicios que ofrecen. Además, averigua si tiene promociones o alternativas de formas de pago.  

Comprobante

Una escuela regularizada no temerá al responder si emiten algún comprobante de que tomaste el curso con ellos. Dicho documento te respalda de que tuviste una instrucción por una empresa y personal calificado. Además, podría traducirse en un compromiso de la misma escuela en garantizar tu aprendizaje.

Temario

Se trata del panorama general de los temas prioritarios que te ofrecen enseñar. Es un elemento que responde a las necesidades del nuevo conductor. Existen desde los que tienen principios básicos o los que tienen elementos complementarios, como datos mecánicos. La importancia del temario también radica en la estructura de enseñanza que se ofrece, por lo tanto debe ser fácil de entender.

Seguro de auto

Al convertirte en conductor, aunque sea de práctica, debes estar consciente que los riesgos existen. Para evitar momentos inesperados y sobretodo, evitar algún siniestro, comprueba que viajas en un vehículo con seguro de auto. Ello te brindará tranquilidad ante cualquier situación que pudieras ocasionar por un mal manejo o un accidente.

Auto rotulado

Para seguridad del alumno, como del entorno, los autos de una escuela de manejo deben tener sus unidades rotuladas. Además, deben poseer signos de precaución. En caso de ofrecer clases en autos particulares sin ningún anuncio tómalo como una señal de precaución, podría tratarse de una escuela no regularizada ante las autoridades.

Doble control

Debido a que se trata de un aprendizaje paulatino, las escuelas de auto con experiencia saben que deben tomar precauciones. Dejar el control total de un vehículo a un alumno podría ser irresponsable, por ello, la mayoría de autos cuenta con un doble control. Es decir, el instructor tiene capacidad de control en caso de emergencia.

Horas de práctica

En promedio, la mayoría de cursos tienen un rango entre 5 y 10 horas de práctica en calles. De ahí que la recomendación es que elijas alguno que te brinde la oportunidad de adquirir mayor experiencia. Incluso, podrías optar por el acuerdo o pago de horas extras si lo consideras necesario y cuentas con el presupuesto.

 

¿Quieres saber más?

Comentario

No hay ningún comentario en este artículo. ¡Sé la primera persona en comentar!

Deja un comentario

Botón ARCA - Blog de Seguros