¿Cuándo debes hacer el cambio de aceite a tu auto?

¿Cuándo debes hacer el cambio de aceite a tu auto?

Tener un auto es marchar con tu dinero por la calle. Como toda inversión, entre más la cuides, más redituará.

Esto va más allá de ponerle gasolina y lavarlo periódicamente. Debes darle mantenimiento, conducirlo con precaución, procurarle un estacionamiento donde esté a salvo de un robo o un de daño material y de asegurarlo contra una eventualidad grave.

El mantenimiento periódico es una garantía de que tu vehículo funcionará correctamente en el largo plazo y no se parará de repente por una descompostura.

Además, el mantenimiento te permite mejores condiciones de seguridad al viajar, pues las piezas funcionan óptimamente.

En ARCA queremos que sepas todo lo relacionado con lo que implica ser dueño de un vehículo.

Tenemos un blog, con consejos sobre mecánica, seguridad vial, análisis sobre modelos específicos de auto y todo lo relacionado con el seguro de autos: qué compañías lo ofrecen, cuáles son las mejores aseguradoras, qué coberturas ofrecen, entre mucha más información.

Por eso analizaremos uno de los procedimientos de mantenimiento más sencillos, pero más importantes: el cambio de aceite de motor.

Analicemos algunas preguntas básicas relacionadas con este componente.

¿Para qué sirve el aceite de motor y por qué es importante cambiarlo?

El aceite tiene la función de lubricar y facilitar el funcionamiento de las piezas internas del motor.

También ayuda a enfriarlo, mantenerlo libre de partículas de carbón, así como sellar el pistón y la camisa.

Conforme lo haces funcionar, se va quemando o bien absorbe partículas de suciedad de la calle y de ambiente.

Estas dos condiciones hacen que el aceite pierda sus propiedades lubricantes y el motor sufra mayor desgaste.

Pero también influye la forma en que tratas el auto al conducirlo.

Al forzar el motor o llevarlo por caminos difíciles que sobrecalienten la máquina, el aceite se desgasta más rápidamente.

Si no se cambia periódicamente, aumenta la fricción de las piezas y la temperatura interna del motor sube, lo que acorta la vida útil de las piezas.

En cambio, sustituir frecuentemente el aceite permite un mejor rendimiento por períodos más prolongados.

Por ello, lo más recomendable es hacer un cambio de aceite periódicamente, de acuerdo al manual de cada auto, su versión y su año de fabricación.

¿Cómo sé cuándo hacer el cambio de aceite?

Como ya dijimos, eso depende del tipo de vehículo del que estemos hablando.

Sin embargo, hay cuatro signos que indican que el lubricante ya está desgastado y hay que hacer un cambio de aceite:

  • El motor despide un olor muy fuerte a aceite (indica que está quemado o ha reducido su nivel)
  • Al circular, el motor hace más ruido que de costumbre
  • Al encender el auto, permanece encendido el foco rojo del tablero que indica verificar el aceite
  • Cuando haces una revisión física del nivel de aceite con la varilla que está en el motor, el nivel está debajo de la marca

Si ocurre cualquiera de estas eventualidades, estás forzando la maquinaria innecesariamente y debiste cambiar el aceite hace tiempo.

Ignorar esta advertencia puede generar graves daños, incluido el desbielamiento, cuyo costo de reparación no es nada barato y reducen el precio del vehículo, en caso que quieras venderlo.

De manera preventiva, los servicios de mantenimiento sugeridos por las agencias al vender un auto nuevo, se programan semestralmente.

Por ello es que se sugiere cambiarlo totalmente cada seis meses ó 15 mil kilómetros, lo que suceda primero.

Incluso, para modelos más antiguos, puede hacerse este cambio cada 5 mil ó 10 mil kilómetros

Pero lo mejor es revisar el manual del fabricante, pues establece cada cuándo cambiarlo y qué tipo de aceite usar.

No es recomendable rellenar el depósito y dejar el aceite viejo, pues éste contamina el aceite nuevo y reduce durabilidad.

¿Qué es un desbielamiento y por qué ocurre?

El término desbielar indica una falla crítica en las bielas (los brazos metálicos que unen a los pistones con el “cigüeñal”).

Esta falla ocurre cuando la falta de aceite o una lubricación insuficiente provocan que las bielas se doblen o rompan.

Cuando la fuerza en la cámara de compresión supera la capacidad de deslizamiento del pistón, las bielas son presionadas.

Además, con un bajo nivel de aceite, la fricción que provoca el movimiento de los pistones aumenta dramáticamente y el motor se sobrecalienta.

Esta es una falla severa para el motor y costosa para tu bolsillo, pues “incapacita” el funcionamiento del motor.

Para evitar el desbielamiento, lo mejor es revisar periódicamente el coche y, sobre todo, cumplir con los mantenimientos programados, así como realizar las composturas que estén indicadas por el fabricante, de acuerdo al tiempo de uso o el kilometraje recorrido en un periodo específico.

Sin embargo, también hay que revisar continuamente los niveles de líquidos y posibles fugas, incluso entre servicios.

Una falla inesperada podría provocar un daño severo al motor, sin que te des cuenta.

También hay que estar atento a los ruidos que hace el vehículo al circular, pues podría indicar alguna fricción irregular.

Otro factor de desbielamiento es la entrada de agua al motor, por ejemplo, durante una inundación fuerte.

Si es el caso, mantenlo apagado hasta que se seque. De lo contrario podría fallar y tener un daño grave.

¿Qué condiciones desgastan más rápidamente el aceite de motor?

Como indicamos arriba, aún en pocas condiciones de desgaste, el aceite debe sustituirse, por lo menos cada año.  

En cambio, cuando un auto ha recorrido más de 150 mil kilómetros, necesita mantenimiento más profundo.

Por ello, hay que estar al pendiente de los niveles, entre mantenimientos.

Si el auto, además, es conducido bajo condiciones severas: tráfico intenso, funcionar durante muchas horas seguidas, viajes habituales de menos de cinco millas, hacerlo andar con carga frecuentemente, conducir en climas con elevados niveles de humedad, cerca del mar o con temperaturas muy frías, también desgastan la maquinaria adicionalmente y afectarán la calidad del aceite.

Toma en cuenta que el vehículo se desgasta más si haces muchos desplazamientos cortos que un viaje largo en carretera.

¿Cómo funciona el cambio de aceite en autos nuevos, híbridos o eléctricos?

En el caso de autos de modelo reciente, incluso recién salidos de la agencia, pueden tolerar de un kilometraje de hasta 30 mil kilómetros.

Sin embargo, el promedio habitual es de entre 15 y 20 mil kilómetros.

En el caso de autos híbridos o eléctricos, lo mejor es seguir el manual del fabricante, pues el funcionamiento del motor varía  de acuerdo al modelo.

Aunque con los autos eléctricos, el calentamiento del motor es mucho menor que el de un auto de combustión.

Este factor desgasta mucho menos la maquinaria.

¿Todos los aceites son iguales?

Existen distintos tipos de aceite, que varían en precio y calidad.

El aceite mineral es el más barato y el que se desgasta más rápidamente.

Le sigue el aceite multigrado o semisintético. Es el más común y tiene buen rendimiento en condiciones normales de manejo.

Mientras que el aceite sintético es más adecuado para conducir sin contratiempos.

Normalmente se usa para motores de alto rendimiento o con gran nivel de exigencia que necesitan de la mejor lubricación.

Garantiza la máxima lubricación ante temperaturas extremas por sus propiedades antifricción y mantienen su rendimiento óptimo aún en largos periodos de tiempo.

No es recomendable combinar diferentes tipos de aceite, incluso si son nuevos, porque pierden sus propiedades particulares.

Recuerda que además de sustituir el aceite degradado, un cambio de aceite implica también la sustitución del filtro.

¿Qué hago cuando hay una fuga de aceite?

Muchos autos, normalmente con varios años de uso, empiezan a tener fugas de aceite.

Los charcos mientras permanece detenido son una alerta que puede ser leve o grave, de acuerdo a la cantidad de lubricante que se fugue del motor.

En estos casos, lo mejor es llevarlo a revisión para evitar algún problema mayor.

Cuando detectes alguna fuga, lo más importante es revisar cuánto aceite queda dentro del motor para funcionar.

Si la pérdida es grave, lo mejor es no encenderlo y pedir el apoyo de una grúa para moverlo, pues podría desbielarse.

Un seguro de auto protege todo, incluso tu motor

Aún cuando un seguro de auto no te indemnizará en caso de fallas mecánicas, sí tiene cierta protección para la maquinaria, por ejemplo:

En caso de una falla mecánica que impida que el coche siga su marcha, puedes solicitar una grúa como parte del servicio de asistencia vial incluido en el costo de la póliza.

Si la falla se da en la ciudad donde está registrado tu seguro, te pueden arrastrar hasta tu casa o al taller mecánico de tu elección.

Mientras que en carretera, normalmente te dan el servicio por una distancia de hasta 100 kilómetros sin costo.

En caso que requirieras una distancia mayor, tendrías que pagar la diferencia con costo preferencial.

También hay compañías que te ofrecen una cobertura contra desbielamiento, que aplica cuando las bielas se dañen por la entrada de agua al motor, a consecuencia de una inundación.

Finalmente hay una cobertura que te permite realizar todas las reparaciones en agencia, en caso de choque.

Así, garantizas el uso de refacciones originales, de acuerdo con el manual del fabricante, lo que mejora la vida de tu auto y evita su depreciación.

Si cotizas tu seguro de auto con ARCA, te podemos ofrecer atractivos precios, con descuentos que llegan hasta el 45% de descuento, pero además propuestas de las aseguradoras más reconocidas en el mercado y la opción de pagar y descargar tu póliza en unos cuantos minutos.

Todo nuestro proceso es automático, pero tenemos asesores que te podrán ayudar a resolver tus dudas.

Además, nuestro portal respeta la confidencialidad de tus datos personales para cotizar y contratar.

Cotiza aquí y descubre cuánto puedes ahorrar en tu seguro de auto con nosotros.

¿Quieres saber más?

Comentario

No hay ningún comentario en este artículo. ¡Sé la primera persona en comentar!

Deja un comentario

Botón ARCA - Blog de Seguros