8 pasos para cambiar una llanta de un auto

¿Cómo cambiar la llanta de un auto?

Cada componente de tu auto tiene una función. Y existe un elemento que es único y singular. Se trata de los neumáticos, la única parte del coche que está en contacto directo con el suelo. En este artículo hablaremos sobre cómo cambiar una llanta de un auto.

¿Por qué es importante contar con buenas llantas?

Antes de ir al paso a paso sobre cómo cambiar un neumático, en ARCA queremos explicarte la importancia y la repercusión de tener una llanta de gran calidad y excelente estado.

Seguridad

Además del sistema de frenado, las llantas son un elemento esencial para que tu auto se detenga. Si bien la mayoría funcionan bien en las situaciones cotidianas, en situaciones como lluvia o terracería, todo podría cambiar.

Por ejemplo, pongamos el caso de suelo mojado a una velocidad de 40 kilómetros por hora. El auto podría necesitar de tres a nueve metros para hacer alto total. Además de la prudencia del conductor, mucho de ello dependerá de la calidad de la llanta y las condiciones del neumático.

Ahorro

Una llanta de buena calidad y en condiciones óptimas ayudará a un rodamiento ideal. A su vez, esta situación te ayudará a ahorrar combustible, algo que a largo plazo tu bolsillo agradecerá.

De ahí que, si decides que es momento de cambiar llantas, hazlo pensando en una inversión a largo plazo. Evita compras apresuradas, antes debes comparar y revisar el costo-beneficio para tomar una decisión.

Ajuste perfecto

Dicen que las llantas son como los zapatos. Deben ser a la medida y cómodos. Por lo tanto, al momento de adquirirlas, vigila que cubran tus necesidades, gustos y confort.

Datos que debes saber leer al comprar una llanta

Ya sabes la importancia de contar con unos buenos neumáticos. Antes de entrar de lleno en cómo cambiar una llanta, será útil conocer parte de la nomenclatura utilizada por los fabricantes. A continuación, te mostramos los datos que debes conocer de tus llantas:

Ancho de Llanta

Se trata de la medida de extremo a extremo de la banda de rodamiento. En algunos casos, como en autos de carreras, entre más ancha sea la llanta, mayor será la adherencia del auto al piso. Sin embargo, para autos citadinos, existe una homogeneidad en esta medida.

Perfil

Se trata de la medida que establece altura del costado y el ancho de la llanta. Aunque algunos usuarios optan por jugar con esta medida por estética. Debes valorar que de la altura también depende la estabilidad del auto, principalmente en curvas. Por ello la recomendación es seguir las instrucciones del fabricante.

Diámetro

Es el número, en pulgadas, que significa el diámetro que tendrá la llanta y siempre va acompañada de una R. Al igual que el punto anterior, la alteración de esta medida podría afectar algunos mecanismos del auto. Principalmente porque el fabricante se basó en medidas y diseños específicos para sus pruebas de seguridad.

Índice de carga

Además de las medidas anteriores, regularmente se acompaña otro número: el índice de carga. Este código indica la capacidad de peso máximo que tiene cada llanta. Regularmente las líneas más económicas de llantas sacrifican en este rubro, así que ten cuidado.

Índice de Velocidad

Indica la máxima velocidad que puede mantener durante cierto tiempo sin sufrir daños en su estructura. La clasificación comienza con la letra M en llantas de menor resistencia. Mientras el orden alfabético posterior podría significa una estructura más sólida y eficiente.

Presión Máxima

Esta medida es importante conocerla porque regularmente de ella depende factores como seguridad y economía. Se trata a presión máxima que puedes aplicar a las llantas, estará representado en números acompañado de la medida PSI. Por un lado, una correcta presión te ayudará a una mayor estabilidad. Sin embargo, también te ayudará al ahorro de combustible.

Te puede interesar: Descubre si tienes que cambiar tus llantas con este sencillo test.

Cinco señales que te indican que es momento de cambiar tus llantas

1. Dibujos desgastados

Entre las principales funciones de los relieves de un neumático, es desviar el agua durante la rotación. En buenas condiciones, el frenado es eficiente y evita planear en las calles mojadas. Sin embargo, cuando notas que el dibujo comienza a perderse, los neumáticos se vuelven inseguros. La medida mínima de profundidad recomendada por los fabricantes es de 16 milímetros.

2. Desgaste irregular

Si al supervisar tus neumáticos notas que hay un desgaste irregular. Además de solicitar la revisión mecánica de la unidad, es buena idea pensar en el cambio de llantas. Un mal alineamiento o una suspensión desgastada pueden reducir considerablemente la vida de un neumático.

3. Protuberancias

Las protuberancias anormales o “chichones” que se forman en la banda lateral de la llanta son una señal clara. Esta situación indica que la estructura del neumático sufrió un daño mayor tras caer en un bache o golpe en un borde. Según expertos, esta situación es de mucho riesgo para cualquier conductor y la urgencia de cambiar el neumático es inminente.

4. Agrietamiento

Encontrar grietas en los neumáticos no es una buena señal. Es muy probable que sea indicio de que el caucho se está rompiendo o lo que se podría traducir en el fin de su vida útil.

5. Caducidad

Aunque no lo creas, sí existe un rango de vida útil en las llantas. Si el uso es cotidiano, la recomendación de cambio son al menos cada 6 años y un máximo de 10 años.

Cómo cambiar una llanta – Pasos para cambiar una llanta

Ahora que ya eres experto en llantas, ¿sabes cómo cambiar un neumático? En caso de que no ser así, tenemos buenas noticias. En ARCA hemos diseñado un sencillo manual que te ayudará a cambiar una llanta.

Paso 1

Lo primero que debes hacer es colocar el auto en un lugar seguro y visible. Trata de que sea en una superficie plana, donde te permita realizar maniobras sin poner en riesgo tu integridad.

Por ejemplo, si la llanta a cambiar está del lado del arroyo vehicular, deberás colocar el auto lo más alejado del paso de los autos, con el fin de evitar un accidente.

Paso 2

¿Ya te encuentras en un lugar seguro? Es momento de echar un vistazo en la cajuela para alistar todas las herramientas necesarias para esta labor.

Lo primero que deberás identificar es contar con la llanta de refacción, una llave de cruz y un gato hidráulico. En caso de contar con tuercas de seguridad, deberás cerciorarte que tienes el adaptador a la mano.

Paso 3

Ahora toca el turno de aflojar las tuercas. Este paso será fundamental y básico para la maniobra. Con el auto aún en el suelo, deberás quitar la presión de las tuercas, pero jamás retirándolas por completo. Basta con un par de giros en sentido contrario a las manecillas del reloj.

Paso 4

Una vez que las tuercas están flojas, es hora de levantar el auto con el gato hidráulico. Identifica una parte rígida y firme donde el auto soporte sin dañarse el peso de la propia unidad. Una vez confirmado lo anterior, sube el auto hasta que la llanta tenga una distancia de 10 centímetros del suelo.

Paso 5

Ya con el coche arriba. Gira las tuercas en sentido contrario a las manecillas del reloj, ahora sí, retirándolas por completo.

Paso 6

Retira con cuidado la llanta dañada y guárdala en la cajuela para la inspección de un experto. En su lugar, coloca la llanta de refacción, haciendo coincidir los orificios donde se colocarán las tuercas.

Paso 7

Con la llanta en el centro, procede a poner las tuercas, apretándolas levemente, lo suficiente para que el neumático quede sujeto a la estructura.

Paso 8

Lentamente y cuidando no dejar herramienta debajo del auto, baja por completo el coche. Ahora sí, con tu llave de cruz aprieta firmemente las tuercas. De este modo, el trabajo terminó, guarda tus herramientas y el viaje puede continuar.

¿Tienes dudas sobre cómo cambiar una llanta? Pregúntanos en los comentarios a continuación.

¿Quieres saber más?

Comentario

No hay ningún comentario en este artículo. ¡Sé la primera persona en comentar!

Deja un comentario

Botón ARCA - Blog de Seguros