¿Tu auto está correctamente asegurado? Descúbrelo con este test

¿Tu auto está correctamente asegurado? Descúbrelo con este test

En México hay más de 30 compañías que venden seguros de auto. ¿Te imaginas conseguir todas esas cotizaciones?

Además, si eres una persona común y corriente, habrá algunos términos de los seguros de autos que no conozcas o te parezcan confusos.

¿Cuáles son los adecuados para tus necesidades particulares como conductor?

¿Sabes si lo que te están cobrando por tu póliza es un precio justo? ¿Qué hay en cuanto a coberturas?

Mucha gente ha tenido malas experiencias con su seguro por no haber resuelto estas preguntas.

Pero al final de cuentas terminan culpando a las aseguradoras, convencidas de que simplemente: “no pagan”.

Adquirir un seguro de auto es como comprar una computadora, si no lees las instrucciones, no te enojes porque no hace lo que tú necesitas.

En ARCA nuestra intención es difundir la cultura del seguro en México, por eso queremos que sepas todo lo necesario para contratar una póliza y te sientas satisfecho en cuanto a precio, coberturas y servicio.

Por eso elaboramos este test donde, con cinco preguntas, podrás definir si tu auto está bien asegurado o puede mejorar.

Pero primero veamos cuál es la función de los agentes de seguros, quienes se encargan de venderte una póliza y te ayudan a gestionar su operación a lo largo del periodo por el que la tienes contratada.

¿Contratar o no un agente de seguros?

Normalmente las aseguradoras diseñan una cartera de productos y obtienen un permiso ante el gobierno para poder venderlos.

Para ello, deben comprobar que cuentan con la solvencia financiera suficiente para pagarte en caso que ocurra el riesgo que están asegurando y capacidad técnica para vender un seguro que cubra un riesgo dado.

Pese a que una aseguradora llega a tener algunos clientes de forma directa, normalmente no tienen una fuerza de venta propia.

Por eso, se asocian con despachos independientes que se dedican específicamente a la venta de pólizas: los agentes de seguros.

Pero no cualquier persona puede considerarse agente, pues también necesitan demostrarle a la autoridad que cuentan con los conocimientos suficientes sobre el producto que están vendiendo. Así, la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, les otorga una licencia, que varía de acuerdo a los conocimientos que tenga.

Para tener mejores posibilidades de vender un seguro, el agente se puede asociar con varias aseguradoras.

Así, puede vender productos para proteger diferentes riesgos o bien, presentar varias cotizaciones para asegurar un mismo riesgo.

Su función es explicarte, completamente, cómo funciona el producto que estás contratando y ayudarte en la gestión administrativa.

A cambio de ello, cobra una comisión por venta a la aseguradora donde contrates.

Por ejemplo: indicarte dónde, cómo y cuándo hacer los pagos de tu póliza, cómo solicitar una copia, incluir o cancelar coberturas o tramitar una indemnización.

Lo que no puede hacer es recibir dinero para pagar por ti o modificar la póliza sin tu autorización.

El agente de seguros es tu brazo derecho para elegir y usar correctamente un seguro.

Ahora, cuando designes un asesor de este tipo, resuelve las siguientes preguntas para convencerte que tu auto está correctamente protegido:

1. ¿Piensas que es mejor estar por tu cuenta y que el seguro es un gasto inútil o lujoso?

Como lo mencionamos, si un seguro no nos dio lo que pensábamos nos correspondía porque no entendimos las cláusulas o porque nadie nos explicó, lo primero que pensamos es que la aseguradora no cumple.

Por eso, es crucial que sepamos cómo funciona exactamente y, si hay una cláusula escrita que la aseguradora incumpla o consideras que pagó menos de lo que correspondía, puedes interponer una queja ante la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Pero, lo primordial de esta pregunta es: “No andes por ahí sin seguro. No te conviene”.

Contar con un seguro de auto te permite atender, sin mayor preocupación desde situaciones simples hasta graves.

Por ejemplo, como servicio adicional, una póliza tradicional te apoya para cambiar una llanta, abastecerte de gasolina en caso que no tengas, o una grúa si tu auto sufre una descompostura más seria.

Pero sobre todo te ayudan a atender situaciones de emergencia, como un accidente donde haya heridos, el robo de tu vehículo o que quede inservible a causa de un choque.

¿Te imaginas si tuvieras que pagar de tu bolsillo por atender alguno de estos inconvenientes? Recuerda que siempre estamos expuestos, por mejores conductores que seamos.

2. ¿Contrataste la primera opción que encontraste?

Antes de contratar, ¿estabas convencido(a) de que esa opción que elegiste era la mejor disponible?

Existen muchas formas de cotizar un seguro.

Si compras un auto nuevo, por ejemplo, la agencia “se encarga” de asignarte la aseguradora correspondiente.

Normalmente, esta opción es de las más caras en el mercado, porque en el contrato te obligan a mantenerte con dicha aseguradora y te aplican una tarifa alta.

Si cotizas con un agente que tiene una cartera pequeña, los precios que te ofrezcan pueden no ser los mejores.

Además, con una cartera pequeña, probablemente no tendrá una opción que sea realmente interesante para ti.

Si se trata de un agente con una cartera importante, puede darte una baraja más amplia de opciones.

En este caso, puede ofrecerte mejores precios o mejores coberturas a cambio del mismo costo. También podría incluirte en un seguro de flotilla, que normalmente tiene descuentos adicionales.

¿Qué tal un comparador de seguros?

Existen agentes de seguros como ARCA, una startup especializada en la venta de seguros por internet.

Nosotros consultamos directamente con las aseguradoras y te ofrecemos una cotización en unos cuantos segundos.

Además puedes comparar las diferentes coberturas de cada opción y somos la única alternativa en México donde puedes pagar y descargar automáticamente tu póliza.

Si tienes dudas, puedes consultar con nuestros asesores y no te pediremos tus datos personales, salvo que quieras contratar.

Además, nuestras propuestas siempre tienen un descuento de hasta 45%.

En nuestro blog, tenemos diferentes comparativos de precio, cobertura y servicio de todas las aseguradoras que hay en México.

3. ¿Evaluaste el costo beneficio de las coberturas que contrataste?

Para poder competir entre sí, las aseguradoras incluyen coberturas y servicios adicionales por el mismo precio.

Pero hay otras que están enfocadas en la venta de seguros con coberturas estándar, para mantener un precio más competitivo.

Aquí es crucial la labor de un agente de seguros para que te ayude a identificar qué opciones son más robustas.

Por ejemplo, hay aseguradoras que, por el mismo precio extienden sus coberturas de responsabilidad civil a:

  • Daños que cause el asegurado conduciendo un auto similar al suyo
  • Los daños a terceros que causen sus hijos menores de edad con un auto
  • Cobertura en EEUU y Canadá
  • Daños provocados por el uso de remolques o carga, entre otros

Otras, ofrecen seguros de responsabilidad civil accesibles a quien dañó tu auto y no tenga seguro, para facilitar un arreglo.

4. ¿Te ofrecen servicios adicionales o coberturas exclusivas?

En el mercado, las aseguradoras que venden este producto son de dos tipos: especializadas en autos o generales.

Las primeras se enfocan en productos diferenciados y normalmente están innovando. Las segundas, generalmente tienen productos estándar y se enfocan en la calidad de su servicio (la forma en que indemnizan y el tiempo que tardan en atenderte, tanto en la parte de venta y cobranza, como en atención en el servicio.)

Pero algunas de ellas ponen pequeñas restricciones que limitan el uso de tu seguro en algunos casos.

Por ejemplo: hay compañías que tienen el servicio de asistencia vial ilimitado, contra otras que  dan dos servicios por año.

Como parte de su regulación, las aseguradoras están obligadas a publicar las condiciones generales de todos sus productos.

Al consultarlas, verás toda su gama de coberturas adicionales (con o sin costo) y las situaciones que no cubren (exclusiones).

Allí puedes evaluar sus verdaderos alcances.

5. ¿Te atienden bien cuando los necesitas?

Una máxima de los seguros es que: “se contratan para no usarlos”, pues no se trata de estar angustiado(a) a que ocurra alguna tragedia en cualquier momento.

Al contrario, el seguro es para sentirnos tranquilos en caso que suceda una eventualidad.

Pero ¿qué pasa si necesitas de su atención y el ajustador tarda horas en llegar a apoyarte?

O ¿si se retrasa demasiado el tiempo para indemnizarte? ¿Incluso, si no te entregan tu póliza a tiempo?

La Condusef evalúa todos estos tópicos en diferentes categorías.

Por ejemplo está el Índice de Desempeño de Atención a Usuarios (IDATU), una matriz que evalúa el número de reclamaciones interpuestas contra cada aseguradora por inconformidades de los usuarios, así como las sanciones impuestas, en caso de ser considerados responsables.

Otra es la calificación de los despachos de ajustadores que trabajan para cada aseguradora.

Este tópico se encarga de medir el índice de satisfacción de los usuarios que han recurrido a su servicio.

En nuestro blog, tenemos diferentes comparaciones entre todos estos tópicos para que te sea más sencillo medir su nivel de cumplimiento y conozcas qué tan buenos son.

Ahora ya sabes cómo evaluar mejor un seguro antes de contratarlo. Esperamos que esta información te sea útil.

Pero si aún tienes alguna duda, no dudes en consultarnos. Acércate con nosotros.

¿Quieres saber más?

Comentario

No hay ningún comentario en este artículo. ¡Sé la primera persona en comentar!

Deja un comentario

Botón ARCA - Blog de Seguros