10 tips para ahorrar gasolina mientras conduces

Cómo ahorrar gasolina mientras conduces

Para los propietarios de un auto, existe un dilema primordial al que se enfrentan cada semana o cada mes. ¿Cuánto debo presupuestar en el gasto de combustible? Si bien este gasto puede variar según el costo de la gasolina, existe un factor que impacta más que la volatilidad de los precios y se trata del factor humano. Es decir, los hábitos de quien está al frente del volante.

¿Por qué es importante saber si tu auto consume más gasolina?

Antes de partir de cómo lograr un mejor rendimiento de tu auto, debemos analizar por qué es importante conocer cuál es el gasto promedio de gasolina en tu auto. Partiendo de ahí, obtendrás información que te dirá si el auto puede tener un problema. Detectar algún problema a tiempo te puede evitar dolores de cabeza más adelante.

Factores mecánicos que impactan al consumo de combustible

Previo al análisis que te ayudará a vislumbrar qué tanta responsabilidad tienes como conductor en el consumo de gasolina. Aquí te damos tres aspectos básicos que ayudarán a disminuir el gasto de gasolina.

Filtro de aire sucio

Según sea los hábitos y zonas donde transites, la obstrucción en el filtro del aire es un factor negativo. Un filtro sucio puede aumentar hasta un 10 por ciento el consumo de gasolina. La visita con tu mecánico de confianza podría ayudarte en este caso.

Convertidor catalítico

A simple vista no sabrás identificar este problema, pero con ayuda de un escáner, tu mecánico lo averiguará. Cuando el convertidor catalítico está bloqueado, el combustible no se quema bien porque la gasolina se mezcla con el aire. Esta mala combustión hace que sea preciso consumir más combustible para que el coche circule.

Bujías

Se trata de piezas que con el tiempo pierden cierta funcionalidad. Las bujías son clave en el vehículo porque son las encargadas de generar la chispa para que se produzca la combustión. Es decir, si una bujía no funciona correctamente, el encendido puede necesitar más gasolina.

Batería

Pocos vinculan a la batería con el consumo de combustible, sin embargo, es fundamental. Si no funciona correctamente, aumenta el gasto de gasolina. Lo anterior porque a las bujías no les llega energía suficiente para iniciar la combustión interna.

Sensores de temperatura

Se trata de un problema que necesitará de un experto para identificarlo. Si uno de los sensores está dañado, el sistema de enfriamiento no funcionará correctamente. En consecuencia, una temperatura más alta conlleva a un mayor consumo no sólo de gasolina, también de aceite.

Sensor de oxígeno

Igual que las anteriores, un experto te ayudará a identificar alguna anomalía al respecto. Recuerda que esta pieza es la que se encarga de controlar la cantidad de oxígeno en la combustión. Por lo tanto, si no funciona bien, el consumo de gasolina se verá afectado.

Mantenimiento deficiente

De este modo, como viste, este factor debe ser primordial si es que aprecias a tu auto. Además de ayudarte con el rendimiento de combustible, alargará la vida del vehículo.

Para darte una idea. El deficiente mantenimiento de tu unidad podría aumentar en 30 por ciento el consumo de combustible. ¿Sabes cuánto significa en pesos eso?

Te puede interesar: Descubre si debes ponerle gasolina Premium o Magna a tu coche.

10 tips que te ayudarán a ahorrar gasolina mientras conduces

Una vez que conocimos algunas fallas que podrían causar un excesivo consumo de combustible y por ende, un gasto extra. Ahora toca brindarte algunos tips que te ayudarán a ahorrar cuando estás al volante.

El equipo de ARCA te enlistó 10 tips que podrían ser los mejores aliados de tu cartera. El secreto en la mayoría de casos, está en hacerlos un hábito o estilo de vida.

1. Planea tu viaje

Cuando tienes en mente un viaje, uno de los factores que cuidas más es el tiempo. Si lo haces de forma planeada, revisando rutas y horarios de menos tránsito, no sólo aseguras tu puntualidad. También ahorrarás varios pesos.

Se estima que si tu viaje se alarga 15 minutos o más, podrías incrementar un 14% por ciento el consumo de combustible. Lo que significa que si realizas paradas continuas o te atrapa el tránsito, necesitarás una estación de combustible pronto.

2. Presión de los neumáticos

Aunque no lo creas, este elemento podría ser un enemigo invisible de tu bolsillo. La presión de las llantas debe estar de acuerdo a las instrucciones del fabricante para su efectivo funcionamiento. También tiene una repercusión que pocos conocen, un mal calibrado afecta el rodamiento y movimiento del auto.

En otras palabras, si tu auto utiliza mayor fuerza para efectuar su recorrido, aunque sea mínima, requerirá más gasolina. Basados en una fórmula simple, de entre mayor potencia, mayor combustión, el resultado es un incremento de combustible.

3. Cuidado con el peso extra

Sin duda tener un auto te facilita la vida. En él puedes trasladarte a la hora que sea, responder a un viaje inesperado, incluso para transportar algunas cosas, de ser necesario. Sin embargo, debido a la anatomía de los autos, entre mayor sea el peso, más será la exigencia del motor. Antes de convertir tu coche en un camión de mudanza, prevé que ello significará más gasto de gasolina.

Se estima que una carga de 100 kilos adicionales generará un consumo extra de combustible del 6%. Por ello, si eres de las personas que acostumbra llenar la cajuela de artículos, hazlo sólo en ocasiones necesarias.

4. Arranque

Seguro has visto decenas de películas de autos y una que otra rápida o furiosa. A pesar de que en ellas se escucha el rugido de los motores, ese hábito no es bueno para el gasto de gasolina. Pisar el acelerador a fondo antes de arrancar genera una combustión innecesaria, que repercutirá en tu bolsillo.

Además de posiblemente ocasionar un desgaste en el sistema de aceleración. Podrías notar que la aguja de la gasolina baja más rápido de lo normal, algo que en ninguna película te dicen.

5. Cambios de velocidad

Si tu auto es de transmisión estándar, significa que las velocidades están bajo tu control. Por ello, debes cuidar hacer los cambios correctamente. Lo anterior inicia desde la primera velocidad, que se utiliza sólo en el arranque. Una vez que el movimiento comenzó, deberás cambiar a la segunda y utilizar las siguientes según la aceleración.

La coordinación correcta entre cambios y velocidad del auto deberá ser paulatina y suave. Una vez dominada esta secuencia, podrías ahorrar hasta un 20% por ciento en el consumo de gasolina.

Si eres de lo que manejan autos automáticos, también tenemos tips. Sabemos que no utilizas cambios manuales en tu auto. Pero el uso de la opción drive (D) cuando detienes el auto es un error que afecta el rendimiento.

Nuestra recomendación es que al momento de un alto momentáneo, utilices la opción de neutral. Con ello descansarás el motor del auto y evitarás un gasto innecesario de combustible.

6. Velocidad constante

Además de ahorrarte en multas por rebasar el límite de velocidad, el uso moderado del acelerador te ayudará a “quemar” menos combustible. Te recomendamos utilizar la aerodinámica de tu auto para mantener una velocidad sin necesidad de forzar el motor. Este tipo de técnicas te ayudará a un ahorro de hasta 15% de combustible.

7. Apagar el motor

Algunas veces tienes que realizar pausas prolongadas que podrían golpear tu cartera. Por ejemplo, al esperar a alguien o en un percance en la calle que ocasiones un alto al tránsito. En ambos casos, opta por apagar el vehículo. El arranque es el momento en que utilizas mayor cantidad de combustible. Un alto prolongado podría consumir hasta el doble de gasolina que al encender el coche.

8. Freno

Uno de los tips más básicos para ahorra combustible a la hora de conducir, es mantener tu distancia. Además de disminuir el riesgo de un siniestro, al evitar el uso del freno y acelerador, disminuyes el uso de combustible. Además, evitarás un desgaste en el sistema de frenado, que con el paso del tiempo también repercutirá en tu bolsillo.

9. ¿Ventanillas abiertas o aire acondicionado?

Existen dos situaciones que debes prever y que te ayudarán a economizar en combustible. Por ejemplo, si vas a velocidades altas, evita bajar las ventanillas. Lo anterior ocasiona cierta resistencia que obligará al motor a tener una mayor fuerza para compensarla. Por lo tanto, mayor consumo de gasolina. La recomendación en estos casos es el uso del sistema de aire acondicionado que tiene tu auto.

En cambio, si estás en la ciudad y tu velocidad es baja, el uso del aire acondicionado puede disparar el consumo de gasolina. Nuestra recomendación es que bajes los vidrios, si tu ruta es segura, para permitir la entrada de aire.

10. Servicio del auto

Este factor no es precisamente al conducir. Sin embargo, si eres dueño de un auto sí es tu responsabilidad y obtendrás beneficios. Llevarlo a sus servicios en la agencia o tu taller de confianza también te garantiza seguridad y un mejor rendimiento.

Como lo vimos anteriormente, un filtro del aire o gasolina en mal estado pueden provocar que gastes más gasolina y contamines más.

¿Quieres saber más?

Comentario

No hay ningún comentario en este artículo. ¡Sé la primera persona en comentar!

Deja un comentario

Botón ARCA - Blog de Seguros