Accidentes de tráfico y comportamientos peligrosos al volante

Accidentes de tráfico y comportamientos peligrosos al volante

 

¿Sabías que México es el séptimo lugar mundial en siniestros viales? Lo lamentable es que la mayoría de los accidentes de tráfico son por factor humano. Es decir, algunos hábitos al volante son los principales causantes.

La Organización Mundial de la Salud describió que cada año mueren 1.3 millones de personas en carreteras del mundo. Si ese dato te parece alarmante, hay algo peor, cerca de 50 millones más sufrieron lesiones por esos mismos siniestros. La mayoría de víctimas estuvo en el rango de los 15 y 29 años de edad.

Respecto a nuestro país, el panorama no mejora mucho. Incluso, el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) nos coloca como el tercer país de Latinoamérica con más muertes por accidentes de tráfico. La estadística señala que hay 22 decesos de jóvenes de entre 15 y 29 años al día. En total, 24 mil decesos en promedio al año.

El problema podría ir más allá. De acuerdo con el Consejo Nacional Para la Prevención de Accidentes (CONAPRA), 1.4 millones de personas resultan con lesiones y 1.2 millones con alguna discapacidad.

Se trata de un problema que ha ido en aumento y la estadística no deja mentir. Las víctimas mortales de accidentes en vehículos automotores pasaron de 30.3 casos diarios en 2015, a 31.8 para 2016 y en 2017 llegó a 32.6 casos.

 

Consecuencias de no tener un seguro de auto

La cifra de accidentes y víctimas son un foco rojo para las autoridades, con gran responsabilidad en los usuarios. Sin embargo, te has preguntado ¿qué pasaría si sufres un accidente de tráfico y no cuentas con seguro de auto?

Se estima que en México el 50% de accidentados sin póliza comprometen la totalidad de su capital mensual para resarcir daños. Incluso, podrías ir a prisión si te niegas pagar o no cuentas con los recursos.

El problema no termina ahí. Debido a que es obligatorio contar con una cobertura de daños a terceros, no tenerla te hace acreedor a una multa.

Si crees que el panorama no podría empeorar, te equivocas. Además de los daños materiales, en un accidente de tráfico corres el riesgo de que haya lesionados. Independiente si hay personas heridas o mortales, de ser señalado como culpable, serás responsable de asumir económicamente las secuelas del siniestro.

El promedio de un percance con el auto puede costar $28 mil pesos en daños materiales. En tanto, la indemnización en caso de muerte, alcanzaría los $4.1 millones de pesos.

En el mejor de los casos, por no tener cobertura mínima, tu vehículo seguramente terminará en el corralón. De forma irónica, además de los pagos de multa, deberás presentar una póliza de seguir vigente para poder liberar tu auto.

Te puede interesar: ¿Cómo sacar tu vehículo del corralón?

 

Acciones peligrosas al volante y que causan accidentes viales

Aquí repasaremos algunas de las acciones que los conductores suelen realizar y que ponen en peligro su integridad, causando accidentes de tráfico. Algunas podrían ser simples omisiones, otras son grandes episodios de irresponsabilidad.

 

No usar cinturón de seguridad

A pesar de ser obligatorio, algunos conductores omiten esta acción de seguridad. Ello sin importar que el cinturón de seguridad es la diferencia entre la vida y la muerte en un accidente. De acuerdo a estudios sobre su uso, podría reducir en un 50% las probabilidades de perder la vida. Incluso, no usar cinturón eleva hasta 10 veces la posibilidad de lesiones.

Se calcula que en los últimos 25 años, el uso del cinturón de seguridad ha salvado casi 300 mil vidas y evitó 9 millones de lesiones. De ahí que la omisión de su uso es una grave acción al volante.

 

Fumar al conducir

El hecho de fumar en sí ya pone en riesgo tu vida, debido a que es de las principales causas de cáncer. Ahora toca el turno de analizar cómo afecta al volante.

Además de ser una adicción, la simple acción de encender un cigarro conlleva una menor capacidad de atención. Para hacerlo, el conductor realiza una serie de acciones que ponen en riesgo su total concentración. Por ejemplo, al abrir un paquete de cigarros, sacar uno y encenderlo. Es decir, perder la vista al frente, que en promedio significa perder 4.1 segundos, tiempo suficiente para un accidente.

Además, al conducir con una sola mano se disminuye la pericia al volante. Otra consecuencia es el riesgo de una quemada que distraiga la atención o el inicio de un incendio. Finalmente, al fumar se emite humo y éste podría reducir la visibilidad.

 

Sobrecargar el auto

En México no es extraño mirar autos con paquetes voluminosos y pesados. Los miras ya sea amarrados con la cajuela abierta o en el toldo. De la misma manera, vehículos con pasajeros apilados en su interior, como un intento de emular el ‘auto sardina’.

Sin embargo, la sobrecarga de un auto puede ocasionar la pérdida de eficacia de los sistemas de seguridad electrónicos, afectando la estabilidad. Por ejemplo, el balanceo que se genera al tomar las curvas se incrementa exponencialmente, ésto podría causar un derrape peligroso, e incluso una volcadura.

Además, cargar un coche más allá del límite de su capacidad afecta directamente en el sistema de frenado. Debido a efectos físicos, al estar más pesado un vehículo, se incrementa la distancia de frenado. El riesgo aumenta más entre mayor velocidad adquiera el auto, aumentando las posibilidades de un choque. Además, debido al constante movimiento de la unidad, el mismo equipaje podría convertirse en un elemento peligroso al salir disparado.

 

Cansancio al conducir

Una maratónica jornada de trabajo o una desvelada podrían ser factores que muchos conductores no toman en cuenta. Sin embargo, al subir al auto bajo estas condiciones existe un factor de riesgo importante. Incluso, se estima que alrededor de un 30% de los accidentes en carretera tienen relación con el factor de cansancio en la conducción.

Manejar cansado disminuye la capacidad de atención, genera lentitud en los reflejos y en la rapidez de respuesta al ejecutar maniobras. Además, ocasiona pérdida de atención, pues son más comunes los episodios de distracción.

Debido a la disminución del estado físico, también es común una falta de percepción. Es decir, la distancia y la velocidad se tienden a percibir de manera errónea.

Además, debido a que se trata de un proceso físico del conductor, el exceso de cansancio suele ir acompañado de calambres, fatiga de piernas, dolor, tensión, rigidez muscular, irritación de ojos, incluso ocasionar inconsciencia por algunos segundos al conductor.

 

Consumir bebidas alcohólicas u otras sustancias

Conducir bajo los efectos del alcohol es una de las principales causas de accidentes de tráfico actualmente en México y en el mundo. De acuerdo a datos oficiales, tan sólo en 2017 se registraron 19 mil 143 siniestros donde el conductor presentó algún grado de consumo de alcohol. A nivel general, el 30% de los accidentes fatales involucran de algún modo el consumo desmedido de alcohol.

¿Cómo afecta el alcohol? Al ser un inhibidor, hay una falsa sensación de seguridad al tomar un auto, por lo tanto, ocasiona menos prudencia al volante. Además, se propicia una conducción más agresiva.

Lo más grave es que provoca una falsa percepción de las señales de tránsito, que si se combina con falta de pericia y exceso de velocidad, el resultado es fatal.

Hay que recordar que la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) señala que la póliza de seguro de auto, en la mayoría de los casos, no ampara daños causados cuando el conductor se encuentre en estado de ebriedad o haya consumido algún tipo de droga.

 

Uso de celular y gadgets

¿Contestar o no un mensaje de WhatsApp? Se trata de un dilema que podría costarte la vida. Aunque no lo creas, el uso del celular y otros gadgets a la hora de manejar ocasiona 4 de cada 10 accidentes en México.

Si eso no te basta, según un estudio realizado por The Institute of Advanced Motorist de Reino Unido, el celular reduce la respuesta del conductor entre un 34.7% y un 37.6%. Incluso, la Coordinación Nacional de Protección Civil en México señala que el uso del celular al conducir se convirtió en la primera causa de accidentes de tráfico en México.

Además de ser motivo de sanción, el hablar o mandar mensajes de texto mientras se maneja ocasiona que el conductor desvíe la mirada y quite las manos del volante. Sumado a ello, aumenta el tiempo de reacción para frenar o ante señales de tránsito, como semáforos… ¿Aún piensas contestar ese mensaje?

 

¿Quieres saber más?

Comentario

No hay ningún comentario en este artículo. ¡Sé la primera persona en comentar!

Deja un comentario

Botón ARCA - Blog de Seguros